Nuevas crónicas vampiricas 1- Pandora


No han pasado veinte minutos desde que me dejaste aquí, en el café, desde que respondí no a tu petición; jamás escribiría para ti la historia de mi vida mortal, jamás te contaría cómo me había convertido en un vampiro, cómo había conocido a Marius pocos años después de que él hubiera perdido su vida mortal. 

Ahora estoy aquí con tu libreta ante mí, utilizando una de las plumas afiladas y eternamente cargadas de tinta que me dejaste, deleitándome con la sensual sensación que me produce contemplar cómo la tinta negra se fija sobre el costoso papel inmaculadamente blanco.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.